Followers.

9 jul. 2011

No tengo ninguna historia que contar.

Algunas veces en la vida tienes ganas de parar, de contemplar lo que tienes a tu alrededror. De sentarte a escuchar música mientras escribes lo primero que se te venga a la cabeza. De pensar en lo que hiciste mal y lo que hiciste bien. De reflexionar entre por lo que te vale la pena luchar o es mejor olvidar. Lo único que te importa en ese momento es tu mismo. Tú y tus pensamientos. Aquellos que consiguen volverte loca, alegrarte de cosas y al segundo arrepentirte de haberlas hecho. Los que te llevan a las decisiones más importantes y a las más insignificantes. Saber lo que quieres en ese instante y al minuto estar perdida. Estas son las cosas que te obligan a parar por un momento, sentarte y estar solo tú.