Followers.

9 ago. 2011

Venga, sal de casa.


Menéate, pon tus manos en el aire, mueve tu cintura de izquierda a derecha como nunca lo habías hecho. Píntate los labios de rojo, ponte los tacones más altos que encuentres, la falda más corta y ajustada que tengas y suéltate el pelo. Sal de casa, y mientras andas haz notar tus doce centímetros de tacón. Que la gente se de cuenta de que estas ahí y que tienes  ganas de comerte el mundo.



No hay comentarios: